COMPARTIR

Reduce el riesgo de lesiones

 


correr-carretera-colinas*Alterna tus zapatos de correr:
Variar el calzado para correr puede reducir el riesgo de lesiones. Los corredores que alternan sus zapatos presentan un riesgo de lesiones un 39% menor que aquellos que usan solo un par.

* Fortalece tu cuerpo: Ciertos ejercicios ayudan a fortalecer los músculos de las piernas y los pies, permitiendo una pisada más segura y un empuje más potente.

* Estirar: Esta es la regla más antigua; es necesario estirar los músculos luego de correr.

*Correr con cuidado si hay mal tiempo:  La lluvia conllevan un mayor riesgo de lesiones, ya que pueden provocar resbalones o torceduras. Usa siempre zapatos con una base sólida y una suela adherente para la superficie en que corres.

*Combina tus entrenamientos: Combina diferentes entrenamientos para ser un corredor más completo. Puedes fortalecer las pantorrillas corriendo en asfalto un día y mejorar tu equilibrio en carreras de montaña al día siguiente.

* Aliméntate adecuadamente: Ingiere las calorías necesarias para estar en buena forma. Si no lo haces, tu cuerpo no tendrá la energía ni el tejido reparador necesarios y tus músculos empezarán a fallar.

*Proporciona soporte a tus músculos con prendas de compresión: Las prendas de compresión proporcionan soporte a tus músculos durante tus carreras y ayudan a reducir la fatiga muscular. Estas prendas incluyen paneles de compresión en las regiones clave del cuerpo: pantorrillas, muslos y músculos centrales.

* Adapta a tu entrenamiento a tu condición física: Tu rutina de entrenamiento debe permitirte mejorar. Asegúrate de que tu rutina mejora tu rendimiento progresivamente y no te pongas metas inalcanzables.

* Descansar: El cansancio es una alerta que envía el cuerpo para indicarte que debes descansar. De hecho, si corres sin la energía suficiente puedes empeorar tu rendimiento. Infórmate sobre cómo incluir el descanso como parte de tu plan de entrenamiento

* No corras si estás lesionado En ocasiones, cuando corres más de lo que debes, una lesión leve puede convertirse en grave. Conoces tu cuerpo mejor que nadie; presta atención a cualquier signo de lesión que vaya más allá de la fatiga.

 

 

Fuente: http://www.asics.com/