COMPARTIR

Esto es lo que debes hacer después de un día de carrera

correr

Generalmente, el día siguiente a una carrera es el “más pesado” por el simple hecho de que si hiciste un gran esfuerzo, seguro estarás adolorido.

Incluso seguro te ha pasado, caminas chistoso, te duele hasta para sentarte, y quisieras pasar todo el día acostado… es parte de las “marcas de batalla”.

La mayoría de los corredores tienen rutinas post entrenamiento, así como descansos activos o pasivos, pero quién sabe por qué generalmente se nos olvidan después de una carrera importante.

Un buen entrenamiento incluye todo lo que ya te mencionamos, así como un plan de alimentación que te ayude a recuperarte, peor entonces ¿por qué no ponerlo en práctica después de cumplir tus objetivos?

Antes de una carrera es importante que llegues bien alimentado e hidratado, de modo que no le falten nutrientes a tu cuerpo, ya que es vital contar con sales minerales, potasio y magnesio para mantenerte en movimiento, y no solo los carbohidratos, proteínas y vitaminas.

Después de terminar tu carrera, es indispensable que encuentres el momento de estirar, y dedicar por lo menos 10 minutos a esa rutina, no debes olvidarte de ninguna parte de tu cuerpo, eso te ayudará a quitar tensión en los músculos, lo que te permitirá no estar tan adolorido al otro día.

Es importante que comas carbohidratos y proteínas, así como mantenerte hidratado, además, utilizar ropa de compresión puede ayudarte a evitar que se hinchen tus pies o piernas, así como la retención de líquidos.

Pero, ¿qué hacer el día siguiente?

No es conveniente que descanses totalmente, ya que si deseas eliminar el ácido láctico, tienes que favorecer la circulación y disminuir la tensión muscular, y eso solo se logra con ejercicio y estiramientos.

Un rodaje suave puede ser una excelente opción.

Recuerda que todos los corredores son diferentes, y probablemente algunos no quieran pararse al otro día de sus camas, pero necesitan hacerlo.

Aunque sea una sesión en el agua, o utilizar elípticas es la opción más recomendada si no te es posible salir a trotar un rato. Incluso hasta un masaje o visita con un fisioterapeuta puede ayudarte a conocer por qué estás tan adolorido.

Es básico que conozcas tu cuerpo, y que entiendas que no todos los corredores somos iguales. Tú mejor que nadie sabe cómo te sientes y lo que puedes hacer para estar listo próximamente.

Fuente: Runners.mx