COMPARTIR

Aprende a entrenarte a ti mismo

corredor

No significa hacer lo que te apetezca. Busca un plan que se adapte a tu nivel y sé consecuente con él.

Un buen plan no se compone sólo de distancias y tiempos de carrera. Debe incluir calentamiento y vuelta a la calma, ejercicios de técnica, abdominales, estiramientos, días de descanso, etc.

Antes de empezar, asegúrate de que entiendes en qué consiste cada entrenamiento: niveles de intensidad, tiempos de descanso, etc.

Por muy bien que te haya ido un plan, tienes que variar. Debes tomarte semanas de regeneración y adaptar los entrenamientos a tu evolución y al momento de la temporada.

Establece unos horarios y días obligatorios para correr. No lo dejes para cuando “tengas tiempo”. Resulta de mucha ayuda quedar a correr con alguien que tenga un nivel parecido al tuyo.

Aplica tests que te ayuden a comprobar cuales son tus progresos y, aunque tu objetivo no sea la competición, participa en alguna carrera. Resulta mucho más fácil motivarse.

No empieces la parte intensa del entrenamiento sin haber calentado antes como mínimo 15 minutos y nunca dejes de estirar al finalizar.

Fuente: Runners.es