COMPARTIR

La elíptica se convierte en una opción para quienes deben cuidar sus articulaciones

La elíptica se convierte en una opción para quienes deben cuidar sus articulaciones

Las elípticas son perfectas para quienes no pueden utilizar las bandas o hacer jogging, ya que el impacto en músculos y articulaciones es mínimo. También son recomendables para introducir variedad en el entrenamiento, ya que al alternarlas con cintas, bicis u otras formas de entrenamiento aeróbico, evitamos que nuestro cuerpo se estanque. UNA GRAN ALTERNATIVA PARA UN RUNNER.

El movimiento elíptico supone un trabajo de carga aeróbica con resistencia, lo que permite sumar al entrenamiento cardiovascular el de tonificación muscular.

Las máquinas elípticas permiten al corredor seguir entrenando con intensidad la resistencia sin someter al cuerpo al impacto del jogging, por lo que es un entrenamiento muy recomendable para recuperarse de una lesión, variar el entrenamiento, descansar y para runners con sobrepeso, osteoporosis o veteranos.

Al tener una biomecánica del movimiento similar al running, el consumo de VO2 es similar, por lo que la quema de calorías y el trabajo cardiovascular es muy parecido.

Al ser el esto técnico similar al de la carrera, se presenta como una alternativa mejor para la recuperación de lesiones que la natación, la otra actividad física sin impacto.

Las máquinas elípticas nos permiten controlar en todo momento la frecuencia cardíaca.

Es necesario menos tiempo para conseguir resultados cardiovasculares, ya que al implicar tren superior e inferior aumenta la carga del trabajo.

LA CORRECTA TÉCNICA ELÍPTICA

1) La separación entre los reposapiés al realizar la zancada debe ser suficiente para que ésta sea similar a la de la carrera (algunas publicaciones indican un mínimo de 20 cm).
2) Al subirse a la máquina hay que colocar la punta de los pies pegada a la parte delantera del reposapiés y mantener las piernas abiertas el ancho de la cadera o de los hombros.
3) Al realizar el movimiento, al ir hacia delante hay que presionar con el retropié para ayudarnos y levantar ligeramente el talón al volver.
4) El agarre debe ser más o menos de 90º, aunque cuando vamos hacia delante el propio movimiento hace que estiremos el brazo, y cuando volvemos, que lo encojamos, con lo cual en este aspecto varía este aspecto respecto a la técnica de la carrera.
5) Evitar hiperextensiones de brazos o piernas al moverse.
6) Trabajar con pulsómetro si queremos saber con exactitud la frecuencia cardiaca, ya que la máquina la mide a través de las manos y no es una medición fiable.

Fuente: Runners.mx