COMPARTIR

Controla la hipertensión arterial

 

Un programa gradual de ejercicios y un régimen nutricional adecuado puede con el tiempo hacer que un hipertenso  disminuya su requerimiento de antihipertensivos (logre tomar menos pastillas para su control, y en casos excepcionales, eliminar su necesidad). Correr ayuda a bajar la presión arterial y mantiene la elasticidad de las arterias. Siempre y cuando se lleve una dieta balanceada y se realicen todas las indicaciones del especialista.

Al trotar también maximiza el potencial de los pulmones, manteniéndolos fuertes. Las respiraciones profundas dan fuerza de los pulmones y desarrollan más tejidos, la mitad de los dos no se utilizan. Correr hace que los pulmones usen casi toda su capacidad.

Es importante destacar que se puede tener la presión arterial alta y aun así sentirse bien. Esto es porque la presión arterial alta, a veces, no presenta síntomas que se puedan ver o sentir. Si la presión hipertensión no se controla por medio de cambios en el estilo de vida y medicinas, puede provocar un derrame cerebral, una enfermedad del corazón, problemas de la vista o fallas en los riñones. Por ello es recomendable hacerse un chequeo médico anual y así prevenir este tipo de enfermedades.

Si bien no es posible eliminar este padecimiento por completo, varias acciones son muy útiles y necesarias para prevenir su aparición y para evitar el empeoramiento de los síntomas:

  • Incrementar la actividad física aeróbica, como el trote.
  • Mantener un peso corporal dentro de los estándares correspondientes a la edad y la estatura, según el sexo.
  • Reducir al mínimo el consumo de alcohol
  • Consumir una dieta rica en frutas y vegetales; lácteos bajos en grasa con reducido contenido de grasa saturada y total;
  • Privarse de todo tipo de tabaco (cigarro, pipa, habano, etc.), y
  • Controlar la glicemia (sobre todo si la persona padece diabetes).