COMPARTIR

Superficies para entrenar

200009934-001Correr sobre superficies duras aumenta el riesgo de sufrir lesiones porque no existe amortiguación alguna. Las articulaciones, sobre todo, tobillos y rodillas, sufren muchos impactos. Se sabe que la rodilla soporta 7 veces nuestro peso en Newtons de fuerza en cada zancada, por lo que si la superficie es rígida, la rodilla no tiene modo de amortiguar dicha fuerza. Es por esto que es vital contar con un calzado en óptimas condiciones que puedan ejercer tal amortiguación durante el impacto.

La superficie ideal para correr es el tapiz de las pistas de atletismo, pero como es algo generalmente imposible de conseguir, se aconseja correr sobre la grama o la tierra blanda.