COMPARTIR

Lesiones que pueden surgir

3003285

Si nos ocupamos de que la bicicleta esté en buen estado y cumplimos con las normas básicas de seguridad, podrás prevenir errores que pudieran resultar en caídas, fracturas, contusiones, lesiones ligamentos, entre otros. Por lo general estos percances son asociados a factores externos como la lluvia, terreno irregular, condiciones no apropiadas en el asfalto, huecos, derrames de aceite, etc., y cuando abusamos de nuestros límites sin antes asegurarnos de dominar la técnica.

El avance, la decisión de ir más rápido, lanzarte por bajadas complicadas o maniobrar en terrenos escabrosos, debe ir a la par de tu evolución. Rodar de forma segura, dominando poco a poco las habilidades te permitirá controlar la bicicleta manteniendo una buena postura en equilibrio, ayudándote a progresar en el tiempo con la carga y tipo de entrenamiento apropiado.

Calentar y estirar después de cada pedaleada, llevar una nutrición balanceada junto a una correcta hidratación y descanso,  aportarán un mejor y responsable desempeño evitando lamentables resultados que fácilmente pueden ser desviados con tan sólo tomar conciencia.

Otras cosas a tomar en cuenta es que el sillín, debe estar colocado en su justa posición con la apropiada distancia en relación a los pedales según tu estatura (en tiendas pueden asesorarte). Así como con el manubrio, de lo contrario pudieran doler las rodillas. También debes revisar que tus ruedas estén bien ajustadas,  con suficiente aire y mantener la cadena en buen estado, entre otros puntos de lógica que irás aprendiendo a medida que comiences a pedalear.