COMPARTIR

La importancia de calentar

650_1200Llamamos calentar al periodo de ejercicios iniciales que se realizan antes del entrenamiento o práctica deportiva y que tienen como objetivo llevar a nuestro organismo a una condición más favorable para la ejecución de la actividad física. Son numerosos los cambios que conseguimos al calentar. El aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria de forma progresiva son expresiones de cambios circulatorios que van destinados a incrementar la  irrigación sanguínea a los tejidos, incluyendo por supuesto los músculos, asegurando un mayor aporte de oxígeno y substratos energéticos así como la remoción de dióxido de carbono y otras substancias como el lactato.

Se reclutan más unidades de intercambio de gases en los pulmones y el volumen de aire corriente en cada inspiración se hace mayor. Las viscosidad del líquido lubricante de las articulaciones y de las bursas se modifica facilitando el roce articular y de tendones o músculos. La elasticidad y flexibilidad de los tejidos se adapta para favorecer mayor amplitud de movimientos. Las células musculares tornan su metabolismo a un estado pro- ejercicio, reduciendo la síntesis proteica y enfocando los sistemas energéticos a funcionar para favorecer la contracción.

El sistema nervioso se adapta, agudizando mecanismos propioceptivos y de percepción para realizar los movimientos exigidos durante la actividad a realizar, permitir contracciones musculares rápidas y periodos de relajación oportunos y sincronizados. La atención, concentración, motivación y capacidad de reacción se ven favorecidos. Como puede deducirse, omitir el calentamiento fácilmente puede aumentar la incidencia de lesiones desde desgarros hasta trastornos sistémicos y un pobre desempeño deportivo.

 

Por: Manuel Mijares