COMPARTIR

Fuerza para evitar el estancamiento

2013070139ejercicio_salto_int

La falta de fuerza y de potencia muscular es la causa más común del estancamiento. Para salir, es necesario tomar una semana de descanso para luego iniciar un plan de entrenamiento completo. Este debe incluir una etapa inicial de trabajo de fortalecimiento, asistido con pesas; y pontencia, con subidas, ejercicios de tobillos, escaleras, circuitos, abdominales y multisaltos suaves. A la vez hay que correr tranquilo, por lugares con cuestas y distancias cortas.

En la segunda fase se reduce a la mitad las pesas y se empieza a subir el kilometraje. En la última etapa llegan las mejores sensaciones, los ritmos se hacen mucho más rápidos que antes, con el mismo esfuerzo y mejoran las marcas personales.

 

FORTALECER

Hacer ejercicios específicos de pesas o de gomas, muchos abdominales y lumbares. Son necesarios para evitar desequilibrios musculares, lesiones y para potenciar adecuadamente. Los primeros efectos de las pesas no son muy agradecidos. Se pierden sensaciones al correr, se hinchan los músculos, los rodajes se hacen más lentos, se compite peor y se ganan unos kilos. Pero todo ello es normal.

 

POTENCIAR

Crear la mejor base física que permita mejorar posteriormente todas las cualidades físicas. Entrenamientos con cuestas, circuitos, tobillos, escaleras o multisaltos. La potencia sería el equivalente a la base de un edificio, cuanto mayor sea, más alto se podrá elevar el mismo. Cuanto más se potencie, más se podrán mejorar y asimilar los entrenamientos y los tiempos en competición.

 

 

Fuente: www.runners.es