Si eres de los que se pusieron como propósito bajar de peso en este año y todavía no lo consigues, a pesar de salir a correr regularmente y comer de manera balanceada, deberías poner atención a otros aspectos. Sobre todo a uno que probablemente no te habías planteado: el tamaño del plato en que comes. Recientemente, una investigación publicada en el Journal of the Association for Consumer Research, llegaron a la conclusión que el eterno villano podría ser tu plato y su tamaño.

Los investigadores, después de varios estudios, confirmaron que el tamaño del recipiente donde comas sí importa, ya que los participantes elegían menos cantidad de comida si el plato era pequeño. De hecho, hasta llegaban a comer 1/3 menos de lo que ingerían normalmente.

Las investigaciones señalan que el tamaño del plato afecta debería ser aplicado por la mayoría de nosotros durante la hora de la cena, o en comidas buffet, ya que es una excelente forma de medir las calorías ingeridas.


De hecho, algunas de las recomendaciones básicas son las siguientes:

Pon a la vista tus platos pequeños: al colocarlos en lugares fáciles de alcanzar, serás más propenso a utilizarlos.

Date un tiempo después de comer:
si deseas repetir, te aconsejamos esperar de 10 a 15 minutos después de comer para saber si estás realmente lleno, después de ese tiempo seguro identificarás si sigues con hambre de manera más clara.

Sirve porciones más pequeñas: y acompáñalas con platos y cubiertos más chicos, ¿entendido?

Utiliza una servilleta en cada comida: comer y limpiarte la boca después de un bocado no solo es una excelente forma para mantenerte limpio, sino también para evitar comer muy rápido. Ponlo en práctica.

Perder grasa puede ser un reto muy complicado para algunos, pero siguiendo los pasos correctos, es completamente posible. Da clic aquí para saber cómo bajar de peso de manera saludable.

Fuente: Runners.mx

Compártelo
sobre-hidratación

Sobre-hidratación, ¿por qué es mala?

Nutrición  |  noviembre 25, 2021  |  .

Como bien dice el refrán, “ En exceso hasta la prudencia es mala”. Si bien es cierto que beber agua es fundamental para cualquier persona que hace deporte, la sobre-hidratación puede, además de poner muy pesado, provocar deseos de orinar en momentos inoportunos. Por otra parte corres el riesgo de que a tu organismo no […]