¡No es ningún secreto! Bajar de peso puede ayudarte a aumentar la velocidad a la que corres, pero OJO, solo si esta pérdida es a base de grasas. ¿Entendido?

Si te liberas de un porcentaje de grasa, es probable que tu velocidad aumente, pero ten cuidado de no adelgazar perdiendo masa muscular.

¡Dile adiós a las dietas milagro!

No existen, así de simple. Una pérdida de peso rápida no es la mejor manera de comenzar con un buen estilo de vida, ya que si intentas hacer esto, lo único que te causará es disminución de la masa muscular, la cual (por cierto) podrás recuperar más rápido de lo que imaginas.

La pérdida de masa muscular afectará tu rendimiento al correr, ya que te provocará un aumento del cansancio, dificultad para recuperarte, falta de energía, y ni siquiera te hablamos de las lesiones que puedes sufrir al entrenar en este estado.

Recuerda que la pérdida de peso debe ser un cambio en tu estilo de vida, no en tus hábitos de una semana nada más.

Perder peso requiere un cambio de hábitos.

Si quiere realizar un verdadero cambio en tu apariencia y estilo de vida, consulte a un profesional que lo asesore de forma correcta en cuanto a su forma de comer, horarios, descanso, ejercicio, etcétera.

Sigue estos consejos básicos que te ayudarán a perder peso de manera saludable:

1. Ponte un reto coherente.

Recuerda que no existen los milagros en las dietas.

2. No elimines grupos de alimentos.

Nada de evitar los carbohidratos, es innecesario y afectará tu rendimiento. Una buena opción es elegir los integrales.

3. Evita el alcohol y los alimentos ricos en azúcar.

La ingesta del alcohol prioriza la expulsión del mismo del organismo sobre la reducción de grasa, y el azúcar ralentiza el metabolismo, lo que no permite la quema de la energía de reserva.

4. Realiza 5 comidas al día.

Tres principales, desayuno, comida y cena y dos pequeños aperitivos a media mañana y media tarde que pueden consistir en una simple fruta.

Fuente: Runners.mx

Compártelo