COMPARTIR

Síndrome Piramidal

SINDROME PIRAMIDAL

Por: Luis Romero

En principio el Síndrome Piramidal se usa para referirse al dolor que puede causar el músculo piriforme o piramidal de la región posterior de la cadera. Sin embargo, ésto puede llevar a una conceptualización errónea. En la ciencia médica el “síndrome piramidal” es un trastorno muy complejo donde está involucrado todo el sistema neuro-motor del organismo y no tiene relación con la actividad deportiva, sino con otro tipo de trastornos clínicos.

El llamado “Sindrome del músculo piriforme o  piramidal de la cadera” es el reflejo de la irritación del nervio ciático en el lugar donde se hace más superficial. Como sabemos el nervio ciático que se conforma de varias raíces nerviosas de la columna lumbar es intrapélvico (discurre protegido por dentro de la pelvis) hasta cuando sale por una escotadura en la región posterior de la cadera, y entonces se tropieza con dos músculos, uno de ellos es el músculo piriforme o piramidal al cual traspasa por el borde inferior de. Todas las causas que conlleven a la contractura de este músculo repercutirán en una irritación del nervio ciático a ese nivel, dando los síntomas clásicos de dolor en el centro del glúteo, hipoestesia y disestesia en la zona baja del glúteo (transtornos de la sensibilidad con dolor o sin él). Para entender mejor este es un  dolor que se irradia hacia la parte posterior del muslo.

Cuando somos corredores todos los dolores queremos adjudicárselos al trote, y en realidad la vida es la sumatoria del trote y su entrenamiento, con el conjunto de actividades diarias.

La principal causa del síndrome del musculo piriforme son las malas posturas, sentarse sobre superficies duras por un cierto tiempo, por ejemplo, le provoca primero una hipoestesia de la zona del nervio ciático (se duerme esa zona) y si esta se repite en el tiempo no tardará en generarse el dolor que provoca un piriforme que queda excitado y contracturado. Al comenzar a correr seguramente comenzará a molestarlo, pero su causa fue originalmente la mala postura al sentarse. Si usted es de los que se pone la cartera en el bolsillo de atrás del pantalón al manejar, o en su silla de trabajo, tendrá mucho más riesgo a sufrir de este problema. Es clásico manifestar dolor en la zona del músculo piramidal lo cual puede llevarlo  a no disfrutar de  su actividad preferida: “el trote”

Referida directamente a la actividad deportiva, el correr en superficies duras e irregulares aumenta el riesgo a que se contracture el músculo piriforme causando la irritación del nervio ciático a ese nivel.

Un corredor supinador (que invierte el pie cuando apoya) causa indirectamente una rotación de la cadera que hace contracturar el piriforme y aumenta el riesgo a sufrir de este síndrome.

Normalmente el reconocer la causa del dolor, es la clave de su tratamiento, pues el dejar de sentarse en superficies duras, el evitar sentarse sobre una pierna muy usual en algunas damas, no pasar tiempo exagerado en el baño leyendo mientras se atienden necesidades naturales, sacarse la cartera del bolsillo trasero cuando se estará largo tiempo sentado,  correr con el calzado adecuado y repartir las estrategias de entrenamiento en distintas superficies son concejos fundamentales para mejorar este síndrome.

En esta era terapéutica los fármacos AINE tienen su buen efecto, deben ser prescritos por el médico por el tiempo que este determine. Los casos quirúrgicos son extraordinariamente raros y  no dependen de  problemas  estrictamente deportivos.