COMPARTIR

Recupérate después de un largo

 

Al concluir entrenamientos de distancias superiores a los 12 kilómetros, por lo general sentimos frío. La evaporación del sudor enfría el cuerpo. Esto es algo normal y es un mecanismo de compensación del organismo para contrarrestar el exceso de calor generado durante esta larga sesión de ejercicio.

En este proceso de volver a la calma incluimos los estiramientos para recuperar, los cuales no se realizan con la intención de mejorar la amplitud de movimiento, sino que los hacemos con el objetivo de descargar tensión de los músculos. Después de estar un rato largo contrayéndose tienden a quedar algo contracturados. Para ello es necesario hacer estiramientos de mediana intensidad entre 30 y 40 segundos. Esto a la larga también colaborará para que el flujo sanguíneo llegue a todas las células musculares sin problemas.

En el caso del frío en las piernas, lo que se debería hacer es masajear o friccionar los músculos de abajo hacia arriba. Haciendo uso de algún aceite para facilitar la acción. Los masajes son buenos porque ayudan al retorno venoso y a estimular los procesos de recuperación.