COMPARTIR

¿Puede correr un asmático?

imagesR04HWTD5

Actualmente se habla una gran paradoja con respecto al asma. Por un lado se podría pensar

que, al tratarse de personas que experimentan crisis con dificultad respiratoria, se

les debería desaconsejar el ejercicio físico de cierta intensidad. Sin embargo, cada vez son

más los asmáticos que triunfan en el deporte. Tom Dolan, dos veces campeón olímpico de

los 400 metros estilos, ha sido su máximo exponente en los últimos

tiempos.

Desde el punto de vista estrictamente médico, el asma se puede definir como una enfermedad

crónica caracterizada por ataques repetidos de dificultad para respirar y especialmente

para expulsar el aire de los pulmones.

La causa de estas crisis está en el aumento de la sensibilidad bronquial que se produce ante diversos

estímulos y que se manifiesta por un estrechamiento  de las vías aéreas.

La severidad de los ataques suele variar mucho y existen a menudo ruidos

a modo de “pitos” (sibilancias) acompañando la respiración.

La incidencia del asma es difícil de valorar con certeza debido a la falta de cifras fiables y a la diversidad

de los criterios que se ponen en práctica a la hora de su diagnóstico.

Sin embargo, los neumólogos suelen hablar de porcentajes que oscilan entre un 5% en los adultos

y más de un 10% en los niños.

El asma inducida por ejercicio se puede prevenir. Ésta no es una barrera para lograr un alto rendimiento

en muchos deportes.

Sin embargo, es imperativo visitar al neumonólogo antes de iniciar algún entrenamiento.

Funte: Guía Corre + running. Vol 1