COMPARTIR

¡Precaución con las rodillas!

 

Rodilla-de-Corredor

El impacto que recibe la rodilla en cada zancada desgasta el cartílago que recubre la articulación. En condiciones normales, ese cartílago se regenera de manera natural pero si unimos el running a alguna patología de déficit de cartílago, las rodillas sufrirán durante la carrera. Por eso es tan importante mantener las piernas fuertes y esto se consigue con ejercicios específicos que fortalezcan los músculos de las piernas, de esta manera las rodillas no se verán tan afectadas.

De cualquier manera estas lesiones por sobreuso se pueden presentar después de mucho tiempo de la práctica del running o cuando hay sobrepeso u otra condición patológica.  Ante cualquier molestia en las rodillas u otras articulaciones acude a tu médico para que te oriente acerda de qué hacer para evitar una lesión grave.

Las bajadas

Donde más sufre el tendón rotuliano de la rodilla es en las bajadas, debido a que tiene que hacer un efecto freno. Nuestro corazón y sistema respiratorio van a funcionar muy bien en las bajadas pero las piernas y pies pueden lesionarse.  Por este motivo, al correr en bajadas es muy importante hacerlo de manera controlada y, si es posible, evitarlas estas bajadas o hacerlas en zig zag.

De cualquier manera, si en tu ruta regular de entrenamiento las subidas y bajadas son inevitables, toma en cuenta que debes fortalecer bien tus extremidades inferiores y que cada inclinación del terreno conlleva una técnica de carrera y una velocidad.