COMPARTIR

¿Insomnio después de entrenar?

insomnio 

El acostarte justo después de entrenar puede hacer que no concilies el sueño

   ¿Eres de los que entrenas de  noche?  ¿Te ha pasado que luego de correr te cuesta conciliar el sueño?

   Según el Neurólogo Claudio Cárdenas, coordinador médico del Laboratorio del Sueño en los Servicios Respiratorios K-26 en Caracas la recomendación es nunca acostarse a dormir justo después de entrenar.

    “Uno debería acostarse unas 2 a 3 horas después de entrenar y nunca hacerlo inmediatamente”, aconseja el médico neurólogo quien recientemente diera una charla en la Jornada de Periodismo de Salud organizada por Pfizer Venezuela a la que acudió Líder Corre +.

   La razón por la que no debemos acostarnos inmediatamente después de hacer ejercicio es que éste provoca en el ser humano un “estado de alerta”. Afirma Cárdenas que al entrenar, sobre todo, al correr, se liberan una cantidad de neurotransmisores como la adrenalina que desencadena la activación del sistema simpático  (se dilatan las pupilas, aumenta la fuerza y la frecuencia de los latidos del corazón, se expanden los bronquios, disminuyen las contracciones estomacales y  se estimulan las glándulas suprarrenales). “Esto está relacionado con un esquema involuntario que controla tus respuestas básicas de “defensa o huida” que heredamos de nuestros ancestros más remotos”, señala. 

   La idea –expresa- es dejar que cese la actividad simpática, para así poder conciliar el sueño. “Hay que recordar que uno no duerme porque se está cansado sino porque el cuerpo lo requiere”.

Dormimos para sentirnos bien

   Ante la pregunta de ¿cuántas son las horas que debemos dormir? El neurólogo respondió que esto es muy relativo. Cada quien debería dormir lo suficiente para sentirse bien. 

“Hay durmientes cortos que se sienten muy bien con pocas horas de sueño y durmientes largos que necesitan más tiempo”, expresa.

   Los bebés duermen muchísimo, sin embargo en un adulto joven hasta los 50 años por lo general de 6 horas y media a 7 horas de sueño deberían ser suficientes para descansar.

  En el caso de la tercera edad comenta el Dr. Cárdenas el tiempo que requieren para dormir es mucho menor. “De 5 a 6 horas suelen estar bien”.

  Un detalle interesante es que los familiares de los ancianos consultan porque los abuelos sufren de insomnio pero por lo general lo que sucede es que se acuestan muy temprano y como duermen 5 a 6 horas se despiertan a mitad de la noche sin sueño. “No es que sufran de insomnio, es que ya durmieron lo suficiente”, acota el doctor.

Un mal común

    El dormir mal es algo muy común. Comenta Claudio Cárdenas  que se estima que el 63 por ciento de la población ha experimentado problemas de sueño en algún momento de su vida y aproximadamente el 15 por ciento se le ha vuelto crónico (más de tres meses con dificultad para conciliar el sueño).

    Entre otras razones la dificultad para dormir viene dada por:

  1. Percepción negativa del sueño. Socialmente  el privarse del sueño es visto como una fortaleza, dormir es signo de debilidad.
  2. Se tienen horarios irregulares de comida. Se come y enseguida se va a la cama.
  3. Hay una disminución de la exposición al sol. El cuerpo no identifica cuando es de día y cuando de noche.
  4. Hay un incremento excesivo del estado de vigilancia en virtud del incremento de estímulos visuales y auditivos.
  5. Hay un aumento de las radiaciones electromagnéticas en el ambiente.

Como recomendación general, el neurólogo consultado recomienda que la cama no sea una extensión de nuestra oficina sino el lugar reservado para el sexo y ,por supuesto, para el descanso. “Esa es la base de la higiene del sueño”, concluye.