COMPARTIR

Nunca olvides el casco

3003285

Tu cabeza debe estar protegida, además que se trata de practicar el ciclismo con responsabilidad,  de mantener tu integridad física y de no exponer al resto, en caso de rodar en grupo, a emergencias que pudieran evitarse con tan solo usarlo.

Esto no depende de la cantidad de años que lleves pedaleando, todos podemos tener una caída en el momento menos esperado porque se trancó el gancho del zapato en el pedal, por un mal cálculo en la frenada, por andar distraído, porque la cadena colapsó, por las razones que sean, por este motivo existe el casco.

Muchos ciclistas se han salvado gracias a su uso. La cabeza es una zona muy delicada y un mal golpe, por más pequeño e insignificante que sea, puede traer terribles consecuencias.