COMPARTIR

Los brazos del corredor

Jorg-Badura-05-Nike-Running-NYC

Todo corredor sabe que los brazos son de gran importancia al correr. Ellos sirven de contrapeso para balancear nuestro cuerpo durante el movimiento de las piernas ayudando a mejorar el trabajo de otras regiones involucradas como por ejemplo el core. El balanceo de los brazos igualmente ayuda a propulsar en cierto grado el cuerpo hacia adelante, de manera que contribuyen a la fuerza de avance que realizan los miembros inferiores. En conclusión, el braceo mejora el desempeño de la carrera y ayuda a ahorrar energía. El corredor debe comprender que la musculatura de los miembros superiores debe estar acondicionada para soportar movimientos repetidos; tantos braceos como pasos se dan al correr.

Es por esto que puede aparecer dolor ubicado principalmente en los hombros y parte anterior de los brazos sobre todo si no se ha prestado interés en mantener adecuado estiramiento de los componentes blandos a saber, músculos, tendones y ligamentos involucrados y/o si no se ha entrenado lo suficiente para habituarse a los movimientos repetidos de braceo. Aunque no precisamente sea una entidad provocada por correr, la inflamación de un grupo de músculos y tendones involucrados en la rotación y estabilidad de la articulación del hombro, llamados en conjunto el “manguito de los rotadores” suele ser un motivo de dolor que incapacita al corredor que la padece por alguna otra causa y que requiere atención.

Por último, aunque los brazos no soportan directamente el impacto cuando se corre, existen riesgos de traumas cuando un corredor cae por tropezar o perder el equilibrio y utiliza sus manos para amortiguar la caída.  No es infrecuente ver lesiones por esta causa.