COMPARTIR

Grasas convenientes

logo-11963-consumo-de-aguacate-y-aceite-de-oliva-triplica-probabilidad-de-embarazo-por-fecundacion-in-vitro

Las grasas no se deben eliminar por completo de la dieta. Existen ácidos grasos esenciales que nuestro organismo no es capaz de sintetizar y la única fuente es el alimento. Hoy en día se sabe que tienen funciones importantes  no sólo como fuente de energía sino que son necesarias para sintetizar hormonas. Cualquier dieta deficiente de grasa hará que a los diez días veamos alteraciones en la piel y el pelo, por ejemplo. Las grasas inicialmente no son perjudiciales para nuestra salud, de hecho, se trata de un grupo de nutrientes muy importante para el funcionamiento de nuestro organismo. Lo que es malo para la salud, es comer cantidades excesivas de ciertos tipos de grasas y no comer, o comer poco, de otros tipos.

Se recomienda que las grasas totales consumidas no supongan más del 30-35% del aporte total de calorías, estas son las grasas no saturadas (monoinsaturadas y poliinsaturadas) las que provienen del pescado o la canola conocidas como omega-3, del aceite vegetal como la de oliva, el aguacate y algunas semillas conocidas como omega-9 o la de maíz o girasol o soya conocida como omega-6.

Las grasas dañinas son las saturadas que provienen de origen animal, o de origen vegetal y que permanecen sólidas a temperatura ambiente, (grasas trans). También son grasas saturadas las que siendo insaturadas sometemos al calor como el aceite de maíz o de oliva para las frituras. Igualmente existen vegetales con grasas saturadas como el aceite de palma, la manteca de cacao, y el aceite de coco, que tampoco son convenientes.