COMPARTIR

Evita las lesiones

8d48e8_cfa56a2b40004a108a7a3a9671cad7fa.jpg_srz_p_413_245_75_22_0.50_1.20_0Hay lesiones que son inevitables, tales como esguinces por una caída o un tropezón; pero sí hay lesiones evitables como las musculares o tendinosas. La mejor manera de evitarlas es realizar estiramientos pre y post-entrenamiento, estar atento al calzado que utilizas, calentar de manera adecuada, ir aumentando el ejercicio progresivamente y ,al finalizar todo, bañarse con agua fría en las piernas. Uno de los errores más recurrentes, sobre todo entre las personas que están comenzando o reiniciando la actividad deportiva, es la sobre exigencia.

 

En muchas ocasiones el bienestar que nos proporciona el ejercicio físico hace que nos excedamos en su práctica. En otras oportunidades, y sobre todo cuando fuimos deportistas durante la infancia o la adolescencia, tendemos a creer que podemos hacer a los 40 años lo mismo que cuando teníamos 17. En nuestra mente y nuestro recuerdo estamos en condiciones óptimas, pero nuestros músculos, huesos y tendones requieren un proceso de adaptación progresiva para cumplir con las nuevas exigencias deportivas.
Tómalo con calma. Ve poco a poco y a medida que mejoran tus condiciones agrega más presión. Alimentación, hidratación, calentamientos, estiramientos, descanso y una buena asesoría de un entrenador profesional van a ayudar a prevenir lesiones. Por otra parte ante los primeros síntomas de dolor o malestar, consulta con conocedores. En ocasiones una molestia o dolor leve mal atendida se convierte en una lesión que puede durar mucho tiempo en recuperar.