COMPARTIR

Errores comunes al intentar ser “Fitness”

errores

Tomado del portal Inspirulina te ofrecemos a continuación una serie de errores que muchas personas  cometen cuando que deciden incursionar en el mundo Fitness:

No comer grasas para perder grasa: es un concepto bastante común desde los 90’s con la fiebre de todos los productos low fat. Lo que pasa es que lo que se sigue usando en los programas de entrenamiento es evitar las grasas saturadas y grasas trans e incluir grasas poli y monosaturadas como las que se encuentran en las nueces, aceite de oliva, salón, aguacate y algunas semillas. Y de hecho, hasta la visión de grasas saturadas ha cambiado porque para muchos a inclusión de grasas saturadas como las del coco -de cadena media que brindan energía al cuerpo- es una gran adición a la dieta.

Comer en porciones durante el día te “despierta” el metabolismo:  Comer durante el día varias veces no hace maravillas por tu metabolismo. Pero SI te ayuda a mantener el azúcar de la sangre estable, energía continuada durante el día y menos atracones por estar “muerto del hambre” a la hora de cenar o almorzar.
No importa de donde vengan las calorías: Hay muchos que difieren totalmente de este punto, que al fin una caloría de una dona es lo mismo que de una manzana, porque se transforman en azúcar para el uso del cuerpo. Claro que este concepto tiene base pero si quieres llenarte de nutrientes, el origen de la caloría también cuenta. Para mí todo se traduce en energía. Si bien la pasta es un súper buen carbohidrato, me deja más satisfecha y con más energía una porción de arroz integral. Su fibra me ayuda a que los nutrientes se vayan soltando poco a poco en mi cuerpo y además, me ayuda con el número dos (ustedes saben a lo que me refiero).

Debes quitarte los carbohidratos: Esta escuela tiene sus seguidores que pueden actuar tan fuerte como una secta. Y si bien cuando te dicen “cortar carbohidratos” en un plan de fitness seguramente se refieren a los refinados -azúcar, harina- que muchos comen en exceso. Pero para un cuerpo sano los carbohidratos son fundamentales. Granos completos, frutas, vegetales y legumbres son buenísimos para tu salud.

Subir el consumo de proteína: Este va de la mano con las dietas bajas en carbohidratos. A falta de pan, bienvenido el pollo por así decirlo. Si bien debes buscar un consumo de proteínas que vaya de la mano con tu cuerpo y nivel de actividad, el reemplazar todas tus comidas por proteínas no le hará ningún bien a tu cuerpo. No solo lo estarás privando de otros nutrientes, como la fibra, sino que además pondrás a tu cuerpo en un estado que puede elevarte a elevar tu colesterol y triglicéridos.

Quítate el gluten para perder peso: No hay evidencia científica que ligue el gluten con el aumento del peso. El problema está en la cantidad de carbohidratos refinados que comemos, dice el autor del artículo (y yo lo comparto completamente). Quitarte el gluten sin chequear que tengas alguna intolerancia puede llevarte a deficiencias de otros nutrientes. ¿Te sientes mal después de comerte una canilla/baguette entera? Quizás estamos hablando de un problema de porciones y no de intolerancia o alergias.

Quema más calorías haciendo ejercicio con el estómago vacío: Aquí también creo que hay algo de leer lo que quiero y dejar de lado los hechos. Efectivamente, el hacer ejercicio cardiovascular en ayunas utiliza la grasa como fuente primaria de energía. Pero para que esto pase, debes trabajar en una zona específica de entrenamiento donde el esfuerzo es relativamente bajo. Esto se traduce en MENOS calorías totales quemadas. Porque si se sube el esfuerzo o el tiempo en esas sesiones, se deja de usar la grasa como combustible y, al no tener otra fuente de energía, tu cuerpo entra en estado catabólico, lo que es perjudicial para tu quema de grasas en general (menos músculo, menos grasa quemada). Y sí, muchos profesionales del fitness lo usan cuando quieren bajar su porcentaje de grasa corporal, pero lo acompañan con otras rutinas mucho más intensas, ya con algo de gasolina en el tanque. Y el hacer ejercicio do sin combustible también hace más difícil que tus sesiones sean intensas y por ende, quemes más calorías totales, que para estar en forma o perder algunos kilos, es quizás lo que deberías buscar.

Utilizar la palabra “nunca”: Cuando quieres perder peso claro que es importante controlar lo que comías que digamos, no era lo más adecuado. Si eras un adicto a la pizza, seguramente sabrás por qué tienes esos kilos de más. Pero adoptar esos conceptos de “todo o nada” donde juras que NUNCA comerás esto u otro alimento, sólo te llevará a que en algún momento te desboques frente a ellos. Es mejor incluirlos de manera inteligente en tu dieta. Date espacio para una comida sin culpas y disfrútala. Claro, si estás trabajando por metas específicas lo mejor es que esa comida sea una, luego puedes ceder más. Cuando estás en tu peso, puedes comer tipo 80/20 o 90/10, donde el porcentaje mayor está dedicado a una alimentación más balanceada y tienes otro porcentaje para tus gustos, sean los que sean. Pero no te pongas esos conceptos tan radicales como que nuuuunca vas a comer algo que te gusta. Porque eso te llevará a sentirte mal, frustrado y lleno de remordimientos.

Fuente: Inspirulina