COMPARTIR

El ciclo del dolor y los síndromes por abuso

Los síndromes por abuso son un tipo de lesiones que se originan cuando la intensidad y la duración de los entrenamientos se incrementan demasiado, es decir, cuando se produce una carga de entrenamiento superior a la que los tejidos (sistema músculo-esquelético) son capaces de soportar -lo que se llama límite crítico de sobrecarga-.

Los elementos clave a la hora de sobrepasar este límite, y llegar a una lesión por sobrecarga, pueden ser una combinación entre los ligados al propio cuerpo, como un desequilibrio muscular (falta de fortalecimiento) o mala alineación de la pierna; y los ligados a las condiciones externas, como pueden ser correr con una mala técnica de carrera u otros errores del entrenamiento.

Además, los síndromes por abuso afectan especialmente a corredores, pues se dan, sobre todo, en actividades de resistencia debido a los movimientos repetitivos. Y afectan, sobre todo, a rodillas, tobillos, pies y talones. Cuando un corredor sufre un síndrome por abuso se ve inmerso en el llamado ciclo del dolor, que funcionaría de la siguiente forma:

Ciclo del dolor

Es decir, que la solución cuando se sufre una lesión por sobrecarga pasa por un reposo absoluto hasta que la vuelta a correr sea 100% libre de dolor. De lo contrario, si no se interrumpe el entrenamiento, el dolor no remitirá e incluso puede derivar en lesiones más severas.

Sin duda, una forma de evitar este tipo de lesión (o, si ya lo has sufrido, evitar recaer) pasa por olvidarse de que un corredor sólo corre y preocuparse por tener un buen equilibrio de músculos agonistas-antagonistas (cuádriceps e isquiotibiales, abdominales y erector de la columna, etc) así como entrenar con un material adecuado e intentar depurar la técnica de carrera.

 

 

 

Fuente: Foro Atletismo