COMPARTIR

Ejercicio físico y cáncer

maira prado

 

El cáncer como oportunidad para regalar vida.

Luego de las enfermedades cardiovasculares, el cáncer es la segunda causa de muerte en Venezuela. Luego de tratamientos farmacológicos e intervenciones quirúrgicas, síntomas como el dolor y la fatiga muscular han reforzado la recomendación popular de “reposar y quedarse tranquilo” Ahora el ejercicio físico es parte del tratamiento de las personas con cáncer. Zamari Blanco, sobreviviente de cáncer de tiroides, Directora y Fundadora de Sport Dancing Academy y FUNDAVIDA acompañada de Antonieta Lárez Rojas, Fisioterapeuta, llevan a la práctica que las personas con cáncer pueden y deben ejercitarse:brindan programas gratuitos de pole fitness para sobrevivientes de cáncer y personas con cualquier tipo de discapacidad.

Según el Informe Mc Millan, publicado en BBC News en su artículo “Exercise should be standard part of cancer care” El ejercicio  puede reducir el riesgo de cáncer de mama recurrente en un 40%. Para el cáncer de próstata, el riesgo de morir a causa de la enfermedad se redujo hasta en un 30%. El efecto del ejercicio en las personas con cáncer es amplio, refiere la fisioterapeuta Lárez “disminuye la atrofia muscular y aumenta el consumo de oxígeno de los tejidos, unos de los principales indicadores para promover la longevidad del individuo, alivia el estrés y eleva la autoestima, refuerza el sistema inmunológico, estimula el metabolismo, controla la ansiedad, la depresión o el bajo estado de ánimo, reduce el riesgo de reincidencia de la enfermedad, minimiza los efectos secundarios del tratamiento contra el cáncer.

 

¿Pole fitness y cáncer? Sí.

 

Hacer ejercicio en una barra vertical requiere de un alto grado de fuerza, movilidad, flexibilidad y estabilidad articular, ¿es posible que un paciente sobreviviente de cáncer lo logre? La respuesta inmediata de Blanco y Lárez es: sí. Practicar Pole fitness requiere de un programa de acondicionamiento físico que es dirigido por la fisioterapeuta,  dirigido a aumentar la flexibilidad, fuerza muscular, coordinación, equilibrio y percepción del movimiento y posición articular, a través de técnicas de baile y gimnasia, de una manera progresiva y dirigida, respetando la condición de enfermedad y/o discapacidad, buscando alternativas para que a las participantes se le facilite la ejecución de las técnicas, lo cual refuerza la motivación y repercute directa y positivamente en la autoestima del individuo, bien sea hombre o mujer, ya que la disciplina Pole Fitness está abierta a ambos géneros.

 

FUNDAVIDA (en Twitter, @fundavida2013) creada por Zamari Blanco, sobreviviente de cáncer de tiroides desde hace 4 años y Yosmar López es la organización que materializa esta iniciativa. La segunda intervención quirúrgica de Zamari para la extirpación de un tumor en la glándula tiroides le trajo como secuela parálisis facial y limitaciones en la movilidad de su brazo derecho, debido a un pequeño corte del músculo trapecio, entre otras dificultades propias de los efectos secundarios de los tratamientos contra el cáncer. Durante el post operatorio de esa intervención quirúrgica, Zamari Blanco se dedicó a practicar Pole Fitnes, lo que le proporcionó una recuperación física increíble, de allí nace el interés y la necesidad de compartir la experiencia con otras personas.

 

¿Discapacidad?¿Enfermedad? “No hay mayor discapacidad que no poder abrir la mente a  nuevas oportunidades y retos” Zamari Blanco, autora de este cita, es una sobreviviente del cancer. Bendiciones… y gracias por regalar