COMPARTIR

Dime qué tipo de músculos tienes y te diré cómo corres

Corredor llegada

 La composición del tejido muscular varía según cada corredor. Hay pruebas para determinar cuál es tu potencial.

Correr requiere de diferentes tipos de entrenamiento para poder rendir en las modalidades de carrera en las que compitas. Es muy probable que te sientas a gusto en entrenamientos de velocidad o por el contrario, que lo tuyo sea la carrera pausada pero con largas distancias. Esto posiblemente se deba a la composición muscular con la que cuentes, si es para velocidad o para fondo. Existe un estudio médico para determinar qué tipo de musculatura es la que tiene el atleta. Claro está que el tejido de tus músculos no lo es todo, se requiere del entrenamiento periódico para poder rendir como es debido.

Probablemente habrás notado que los velocistas cuentan con una tonificación muscular muy bien definida y desarrollada, esto se debe a que en este tipo de carrera se trabaja mucho la fuerza y la explosividad, la idea es darlo todo el esfuerzo en una corta distancia. Con los fondistas sucede algo muy diferente, por lo general se les ve muy delgados sin mayor cantidad de masa muscular, lo ideal es recorrer largas distancias, lo que sería imposible de realizar con el esfuerzo máximo.

Según el triatleta y Fisiólogo José Ariel Canelón la mejor forma de conocer las capacidades del atleta es a través de una biopsia muscular. “Es una prueba  que se basa en hacer una punción en el cuádriceps, donde se toma una muestra muy pequeña del tejido que luego será analizado. Es una de las formas más exactas de descubrir el tipo de fibra que se encuentra en el corredor. Cuando  la misma es roja quiere decir que tiene capacidad de fondista, cuando el tejido es blanco se le podría concluir que sus capacidades están ligadas a las carreras de velocidad. Las características de la fibra del musculo son las únicas que determinan que tipo de condición puedes tener como atleta”, precisa.

Mediante una prueba física es probable definir las capacidades del corredor, se podría decir que es una forma más informal y menos exacta, pero a la vez es la evaluación más común en el universo de los corredores populares. Además, con este tipo de examen no existe  invasión al organismo.  Consiste en correr 40 metros a velocidad máxima y otra carrera durante 12 minutos. Con algunos parámetros es posible determinar las capacidades del atleta de acuerdo a su rendimiento. Se hacen algunos cálculos para determinar el consumo de oxígeno.

Refiere el fisiólogo como por ejemplo  en el  centro de orientación deportiva  “Nutrisport”  se realiza una prueba que se llama “consumo indirecto en banda”. “Con una fórmula se determina el consumo de oxígeno del individuo, el tipo de condición física o las capacidades de una persona.  Si eres muy rápido, las pruebas más cortas son para ti, si no eres tan rápido pero tienes buen fondo con una buena resistencia cardiovascular podrías realizar pruebas intermedias, en caso de que seas muy bueno en la prueba de consumo de oxígeno se podría decir que eres fondista”, expresa el  vocero consultado.

 

Desde pequeños

Normalmente las pruebas para determinar las capacidades físicas de un atleta deberían realizarse desde que son niños, de entre 8 y 10 años. La idea es hacerle un seguimiento desde allí al pequeño atleta para guiarlo en la disciplina que podría destacar y rendir más.

En el caso de las personas adultas, lo ideal sería hacerle el examen de consumo de oxígeno. Cuando el consumo está por encima de 50 mililitros por kilogramo, es ya algo sobresaliente; por encima de 60 se encuentran por lo general los maratonistas y por encima de 65 se ubican los maratonistas elite.

Cómo entrenar

Para todo tipo de corredor y de carreras, se deben entrenar los tres tipos de energías. Aunque seas maratonista o velocista, se debe trabajar el sistema aeróbico y anaeróbico. El sistema anaeróbico se divide en: lactacido y alactacido. La idea es que con este tipo de entrenamientos se favorezca el tipo de fibra muscular que posees.  Obviamente si eres fondista vas a entrenar más la capacidad aeróbica que las otras dos, si eres velocista harás exactamente lo contrario.

“De acuerdo a tu progreso y entrenamiento es que puedes determinar las distancias. Hay que aclarar en el caso de los niños que aunque posean cualidades de fondistas no es recomendable hacerlos correr una distancia tan larga como 42km. La idea del seguimiento en un atleta desde su niñez es irlo preparando con distancias más cortas y entrenamientos que puedan determinar el éxito al tener una edad más avanzada”, concluye el Fisiólogo Canelón.

Contacto:

José Ariel Canelón

Fisiólogo de Nutrisport y triatleta

@arielcan