COMPARTIR

Asfalto Vs. Montaña

trail

Ambos son terrenos que todo corredor frecuenta y para los cuales debemos ir preparados. A pesar de que algunos corredores tengan preferencias más por uno que por el otro, tanto la montaña como el asfalto requieren de planes de entrenamientos distintos así como de indumentaria, preparación, precauciones, etc.

Acá les dejamos una lista de diferencias:

Peligrosidad: La montañas es más relajante pero también solitaria. Debemos estar bien preparados si ocurre algún contratiempo, sobre todo si no conocemos el lugar. Es indispensable: GPS, primeros auxilios, celular, alguna bebida y barrita energética

Preparación: Evidentemente correr por montaña es más exigente que hacerlo en asfalto. Es por esto que el entrenamiento debe basarse más en volumen que en intensidad.

 Impacto físico: En la montaña, el terreno tiene mayores desniveles y variaciones, trabajan más grupos musculares que corriendo en asfalto. Sin embargo, este último es una superficie muy dura y nuestras articulaciones se verán más afectadas por este impacto a que si corremos por tierra o por grama.

 Terreno: En asfalto, la pisada es uniforme y homogénea, siempre te tienes que adaptar de la misma manera. Sin embargo, en montaña, los senderos suelen ser irregulares y con fluctuaciones en los desniveles, con piedras, tierra, etc. Esta falta de homogeneidad en los apoyos hace que el terreno sea variable y bastante inestable para tus tobillos, tu pisada debe ser lo suficientemente fuerte como para evitar cualquier tipo de desequilibrio.

Calzado: Para la montaña, los zapatos tiene un relieve distinto en la suela, son más estables y resistentes que el calzado diseñado para el asfalto.

 Control del tiempo: En asfalto te puedes planificar los entrenamientos sin temor a que ocurra algún imprevisto, pero en montaña la cosa cambia. Si pretendes salir 30 minutos a correr por montaña, es posible que tardes más.

Ambiente: El clima en la montaña es diferente e inesperado. Es cierto que respirarás mejor que con el aire contaminado de la ciudad y que te producirá mayor satisfacción correr viendo todo el paisaje montañero, pero si cambia el ambiente y empieza a llover no va a haber un sitio donde vayas a poder refugiarte de forma inmediata. El cambio de temperatura también es un factor que siempre deberás tener en cuenta.

Equipamiento: Más allá de la hidratación, en el trail runner debes preparar con antelación todos los implementos que necesitarás de acuerdo al tiempo, lugar, condiciones climáticas, etc.

 

 

Fuente: http://www.foroatletismo.com/