COMPARTIR

¡Cuida tus pies!…los soportes de todo.

  Tus pies te llevan lejos y rápido, pero ¿sabes cómo cuidarlos? Aquí algunos consejos.

pies de corredor 2

¿Eres corredor? Ya te imaginas la importancia de tus pies. Cuando corres “ese par de amigos” soportan todo tu peso y aún más porque al correr es como si repitieras una secuencia de pequeños saltos lo que hacen que se duplique el impacto. Sí, también sufren los tobillos y las piernas, pero más aún los pies.

Los pies soportan la carga del cuerpo con todo lo que ello conlleva, por lo que cualquier pequeña molestia puede repercutir en el apoyo de estos y dañarte no sólo tus tiempos de carrera, sino el disfrute de esta actividad. Al dolerte los pies es, sin exagerar “como si te molestara todo el cuerpo cuando corres”.

Normalmente la mayor parte de las lesiones o dolencias en esta parte del cuerpo suelen ser de carácter leve como las rozaduras, las ampollas o pequeños golpes. Pero a veces la situación puede complicarse con una lesión como la fascitis plantar.

Para mantener en buen estado los pies, y no sufrir cualquier tipo de dolencia te damos unos sencillos consejos:

•Es  mantener una buena higiene de los pies para evitar infecciones. Si te bañas en el gimnasio o baños públicos es conveniente que uses unas sandalias para evitar los hongos.

•Secar los pies perfectamente antes de colocar los calcetines. Hay que poner especial atención a secar entre los dedos para evitar la humedad y con ella la aparición de hongos.

•Se deben utilizar calcetines ajustados que no tengan dobleces, ni costuras.  Usar unos buenos calcetines es la mejor prevención para evitar posibles rozaduras o ampollas. Es aconsejable que los calcetines sean de algodón y con un pequeño porcentaje de lycra, que ayudará a que se adapten al pie. El algodón aporta comodidad y permite que el pie transpire, evitando que el pie se cueza con el sudor.

•Utilizar tiritas o curitas para cubrir las rozaduras, evitando así que estas se infecten y poder continuar con los entrenamientos.

•Hidratar los pies. Tener los pies bien hidratados ayuda a prevenir la aparición de ampollas.

•Mantener las uñas cortas y bien cuidadas. No cortase las uñas o hacerlo en exceso puede contribuir a la aparición de lesiones en los pies. Cortar correctamente las uñas, ayuda a evitar la aparición de hematomas, roces e incluso ampollas.

SOBRE CALZADOS Y AMPOLLAS 

Ampollas

La forma del pie es distinta en cada persona. Por eso es muy importante utilizar un calzado perfectamente adaptado a tus características. Esto significa que antes de comprar unas zapatillas es importante que en la tienda tengan en cuenta la manera que tienes de pisar, cuánto mides y cuánto pesas y cómo corres. Lo ideal es que te realicen una “prueba de pisada” para saber si eres un corredor neutro, supinador o pronador.

Aunque se pueden usar zapatos básicos para running, es mucho mejor cuanto más adaptados estén a ti, en parte, porque te ayudará a prevenir muchas lesiones y correrás mucho más cómodo.

Si decides salir a correr con alguna ampollita, ponte curitas o algún tipo de protección que amortigüe el roce constante con la zona delicada. Si se rompe la bolsa de piel y sale el líquido, limpia muy bien toda la zona con agua oxigenada y un poco de yodo y protégela para evitar más problemas.

Después de tu sesión de entrenamiento y debido a que tus pies han sufrido un desgaste mayor que cualquier otra parte del cuerpo, es bueno hacer estiramientos en esta zona. Y, evidentemente, si te quieres dar un poco de crema hidratante especial  tanto mejor. Cualquier  “mimo” para ellos será poco. Les debes mucho, te llevan lejos y rápido. Así que cuídalos.

LA FASCITIS PLANTAR.

Fascia plantar

¿QUÉ ES? Inflamación de la fascia de la planta del pie. La fascia es como una telilla que recubre a los músculos, es un tejido fibroso, grueso y tenso, situado (en este caso) en la planta del pie que se inserta en el hueso del talón (calcáneo) y se despliega hacia adelante para anclarse en los dedos. Su función es amortiguar los impactos durante la actividad y estabilizar el talón. En muchos casos suele aparecer un espolón en el calcáneo, pero es un problema secundario.

SÍNTOMAS. Dolor localizado en la base del talón. También se produce dolor a la palpación, al estiramiento y al caminar de puntillas o sobre los talones. También puede aparecer un dolor sordo en el talón, intermitente, de predominio matutino, cede con los primeros pasos de la marcha, reaparece al reanudar la marcha tras un reposo y aumenta al final del día.

CAUSAS. Pisada hiperpronadora. Debilidad en la musculatura plantar. Acortamiento excesivo del tríceps sural. Déficit de flexibilidad en la flexión dorsal del tobillo. Pies cavos. Sobrecarga o microtraumatismos repetidos.

TRATAMIENTO.  Es necesaria la consulta médica.  También es aconsejable masajear la planta del pie, estiramiento pasivo y fortalecimiento de la musculatura plantar y periférica. Aplicar hielo tres veces al día y después de la actividad deportiva.

Existen algunos ejercicios que pueden ayudarnos a mejorar:

1. Coloque una toalla en el suelo e intente traer la toalla hacia usted con los dedos del pie. Aumente la resistencia con un peso en el extremo de la toalla. Haga varias repeticiones con descansos entre ellas.

2. Masajes con la pierna opuesta. Mueva su pie doloroso lentamente arriba y abajo sobre la espinilla de la otra pierna, tratando de rodearla con los dedos.

3. Estiramientos. Ponerse a cierta distancia de una mesa apoyando las manos sobre la misma, flexionando una rodilla y con la otra estirada. Lentamente inclínese hacia la mesa, presionando hacia delante hasta que sienta una tensión moderada en los músculos de la pantorrilla de la pierna estirada. Mantenga esta posición durante 15 segundos.

 PREVENCIÓN. Mantener una buena flexibilidad alrededor del tobillo tal vez es la mejor forma de prevenir la fascitis plantar.

Para más datos consulta: www.corredorespopulares.es

zp8497586rq