COMPARTIR

Convierte el running en un hábito de por vida

corredores

De acuerdo a Heidi Grant, especialista en motivación de la Universidad de Columbia, “nos auto convencemos de lo que vamos a hacer, pero eso supone una presión elevada en nuestra fuerza de voluntad, que es un recurso limitado”.

Por ello, en cuanto llega el cansancio o te encuentras algo estresado por tus actividades diarias, lo primero que dejarás de hacer es correr. (Triste pero cierto).

1. Haz un plan:

De acuerdo a Dughigg, cada hábito se compone de un grupo de claves que van desde el tiempo, lugar, música, compañía, etcétera, así que tu tarea es buscar todas aquellas cosas que más te gusten y te hagan sentir cómodo, para que no te deshagas de esa nueva actividad tan fácil.

2. Sé constante:

Lo importante es que crees una rutina para que tu cuerpo y mente asocien que ese momento será dedicado para correr, y si puedes, trata de hacerlo a la misma hora del día para que sea más fácil adaptarse.

Te preparado todo lo que necesitarás para correr, ya que de acuerdo con Dughigg “estás creando conexiones neuronales que convierten la actividad en un hábito”.

3. Recompénsate inmediatamente:

Dedica un tiempo a hacer lo que disfrutes en cuanto termines de correr, puede ser un baño o un pequeño trozo de chocolate oscuro. Tu cerebro asociará el ejercicio con una recompensa positiva.

4. Balance:

Configura tu sesión de running a un tiempo determinado donde no tenga que “chocar” constantemente con actividades personales. Puede que tus horarios de entrenamiento llegaran a chocar con las salidas de tus amigos, y eso sería algo negativo para ti.

Fuente: Runners.mx