COMPARTIR

Controla tu peso aunque no corras

Corredor_

Las razones para dejar de correr pueden ser muchas, desde motivación, falta de tiempo, compromisos o festividades. Sabemos que de vez en cuando es indispensable faltar a un entrenamiento por atender otros asuntos, pero cómo lograr sobrevivir ese tiempo sin aumentar algunos kilitos.

¡Ahí el dilema! Pero debes tener claro cuánto tiempo es el que pasarás sin correr y de ahí tomar en cuenta estos consejos, para que no te sorprendas tiempo después, cuando ya no te quede tu ropa de entrenamiento.

1. Esconde la báscula.

Es básico, sobre todo si te ejercitas constantemente, que revises cuántos kilos has bajado para saber tu progreso, pero cuando estés en “tiempo fuera” necesitas alejarte de la báscula lo más que puedas, porque eso te hará preocuparte más y ayudarte a subir más kilos. En serio.

Recuerda que el progreso también puede ser visible cuando tu ropa te queda grande o presentas niveles de colesterol más bajos, no solo en relación a tu peso.

2. Consiéntete.

Y no hablamos de que comas todo lo que no te has permitido desde hace días (la mejor opción es cuidar las calorías y el contenido de azúcar), pero la mejor forma de compensar tanto esfuerzo en el running puede ser con un pedicure, comprar una nueva playera, salir con esos amigos que no has visto por tus entrenamientos, etcétera.

Es momento de hacer todas esas cosas “que no habías podido” durante tu preparación para alguna carrera.

3. Mantente en movimiento.

Aunque sea ligera la actividad que hagas, te ayudará a estar en mejores condiciones para cuando decidas volver.

Una ligera sesión de estiramientos, o incluso caminar algunos minutos al día son una excelente idea.

Recuerda que quemas muchas más calorías con tan solo caminar alrededor de tu cuadra que estar sentado en el sillón.

4. Cuida tu ingesta calórica.

Es necesario que lo hagas, sobre todo si estás en un periodo de descanso. No podrás comer las mismas cantidades que cuando entrenas intensamente, ¿o sí? Tú más que nadie sabe cómo debe cuidar ese aspecto. Es por tu bien.

5. Cuidado con las emociones.

Puede que en ocasiones nuestro humor cambie, incluso que en festividades como Navidad podamos presentar un poco de tristeza por cualquier situación, lo importante es que no intentes llenar esos sentimientos con comida. Tómalo en cuenta.

Fuente: Runners.mx