COMPARTIR

Conoce cómo desestresarte mientras corres

estrés

No podemos establecer un plan único, porque todo depende del tipo de estrés que tengas, pero podemos darte la dosis adecuada de running que necesitas ante las situaciones más comunes.

¿Te ha pasado que de pronto estás “ahogado” de tanto trabajo o preocupaciones? Todos hemos vivido bajo esa situación, pero de ti depende hacerle frente a ello.

Lo importante es que estés seguro de que quieres lograr un cambio positivo en tu vida, y mejorar tu salud poco a poco. Porque el estrés no te acercará a ningún lado más que a las enfermedades… y tú no quieres eso, ¿o sí?

Toma nota de los siguientes tipos de estrés, y mejora tu vida poco a poco, con la ayuda del running:

1. LABORAL

Tener estrés laboral es común en las personas que tienen demasiada responsabilidad. Ya que les cuesta desconectarse y eso afecta su vida personal y familiar.

Salir a correr puede ser ideal para quitarse preocupaciones de la mente. Tres sesiones de running a la semana puede ser la dosis adecuada.

Día 1. Correr sin preocuparse del ritmo, sin llegar al punto de sufrimiento o que cause incomodidad.

La clave está en que sea placentero, positivo y que no aumente el estrés.

Día 2. Gimnasio. Puedes hacer un circuito, incluyendo caminadora, alternando con máquinas (poco peso) y ejercicios de fortalecimiento abdominal y lumbar.

Día 3. Sesión de fondo (dependiendo el nivel que tengas). Puede ser corriendo, en bici, o haciendo un paseo por la montaña. El chiste es dedicarte un tiempo a ti y a tu familia.

2. ANSIEDAD

Si de pronto sientes que te rebasan las cosas de la vida, esas que antes superabas con tranquilidad, entonces estás en el punto correcto.

Si te la pasas estresado, intranquilo y no puedes cumplir con lo básico, necesitas un programa progresivo de entrenamiento. Dando click aquí puedes encontrar el plan ideal de entrenamiento que cumpla con las características que necesitas.

Fuente: Runners.mx