COMPARTIR

¿Cómo se pueden clasificar las lesiones de un corredor?

Man injured while running on country road

Man injured while running on country road

En primer lugar y de manera práctica recordaremos que las lesiones pueden ser AGUDAS, si se producen de manera abrupta o repentina o CRÓNICAS, cuando la lesión ha mantenido un patrón de permanencia y/o progresión a empeorar. En estas últimas se incluyen también las degenerativas propias de la edad. Obviamente tanto las agudas y crónicas pueden ser susceptibles de curar, sin embargo justamente el hecho de que no haya un retorno a la normalidad provocando molestias o disfunción persistente las ubica en la categoría de crónicas.

¿Cómo explica que un corredor pueda lesionarse?

Correr es una de las actividades deportivas que implica más fuerza de impacto sobre estructuras de nuestro cuerpo. Pero no solamente es esta fuerza la responsable de las lesiones; cambios de dirección y desniveles someten a estructuras de sostén como ligamentos y otros tejidos blandos a tensiones que pueden terminar en rupturas y elongaciones. Todos los segmentos de nuestro cuerpo están propensos a presentar lesiones, algunas veces se manifiestan de forma inmediata y otras se desarrollan lentamente de forma acumulativa hasta hacerse evidentes. Estas últimas deben tenerse muy en cuenta, pues sentirse bien después de entrenar o correr, no siempre significa estar saludable y es necesario tomar en cuenta las sugerencias que permiten evitar lesiones a largo plazo.

Para el corredor no sólo las lesiones osteomusculares son motivo de atención. La salud integral, incluyendo la condición cardiovascular, respiratoria, trastornos metabólicos y/o endocrinos entre otros, también deben ser considerados.

¿El dolor es la única manifestación de una lesión?

El dolor es el síntoma que con más frecuencia llama la atención del corredor, sin embargo pueden ocurrir otras manifestaciones y no necesariamente relacionarse con golpes, “torceduras” o similares. Fatiga no habitual, falta de motivación, pérdida de peso, dificultad respiratoria, opresión en el pecho, calambres frecuentes, insomnio, hormigueo o dolor irradiado a las piernas y otros más forman parte de algunos síntomas que el corredor puede llegar a presentar.

El corredor debe mantenerse informado y preparado para hacer de su práctica una actividad que redunde en beneficios. La práctica que permite la mejor, correcta y eficaz ejecución de una actividad deportiva, minimizando sus efectos lesivos se llama “acondicionamiento físico”. Es importante practicarlo.

Respuestas: Dr. Manuel Mijares