COMPARTIR

Cómo saber cuando debes cambiar tu calzado deportivo

zapatillas-running

Para corredores menos experimentados, el ¿cuándo debo cambiar de zapatos? es una pregunta constante y muchas veces no se le presta la suficiente atención. Si esto ocurre, puede que tus zapatos estén vencidos y no te hayas dado cuenta. Sin duda, esta es una causa de lesión.

Los zapatos de running tienen un período de vida útil, que una vez transcurrido, y a pesar de que su aspecto externo pueda parecer en buen estado, van perdiendo sus propiedades amortiguadoras y de estabilidad. El continuo desgaste hace que pierdan absorción, acrecentándose los impactos sobre tus piernas y articulaciones es lo que puede provocar que te lesiones.

Entre 650 y 800 kilómetros

Como norma general, las tiendas especializadas en running recomiendan cambiar de zapatillas cada 650 u 800 kilómetros. Dependiendo de la superficie sobre la que corres habitualmente, de tu peso, de tu técnica de carrera más o menos depurada, la vida útil de tus zapatillas será más o menos prolongada. A grosso modo, los runners más ligeros podrán estirar sus zapatillas hasta los 800 kilómetros, mientras que los corredores algo más pesados deberían considerar cambiar su calzado deportivo cuando acumulen alrededor de 650 kilómetros.

La importancia de la mediasuela

Lo primero que debes revisar para comprobar el estado general de tus zapatillas es la suela. En función de su grado de desgaste ya tendremos alguna pista. Sin embargo, la parte de la zapatilla a la que debemos prestar especial atención es la mediasuela, una capa de material ubicada entre la suela y el upper, que es la encargada de proporcionar amortiguación y estabilidad a tu pisada y, que por generalmente, suele deteriorarse antes que la suela. Como resulta bastante difícil poder verificar el estado de esta capa de la zapatilla, lo mejor que puedes hacer es llevar un control de la misma.

Control

Para llevar dicho control, sería recomendable que anotases en primer lugar la fecha de compra de las zapatillas, el número de kilómetros aproximados que realizas en cada sesión de entrenamiento o carrera, así como la superficie en la que te ejercitas. El dato relativo al número de kilómetros acumulados es un buen indicador para saber cuándo deberías cambiar de calzado. Una excelente alternativa es comprar un nuevo par de zapatillas cuando las que utilizas habitualmente lleguen a la mitad de su vida útil. De esta manera, podrás alternar ambos pares, permitiendo que se descompriman entre un entrenamiento y el siguiente.

Otros indicadores

Calambres, dolores articulares o una excesiva fatiga muscular pueden ser otros indicadores de la pérdida de rendimiento en tu pisada, provocada por la pérdida de propiedades y prestaciones de tu calzado deportivo. Cualquier zapato para correr tiene un período de vida útil. No lo estires más de la cuenta por querer ahorrar …

 

 

Fuente: www.runnea.com