COMPARTIR

Adelgaza para correr +

Hombre midiendo su cintura

   Si bajas kilos irás más rápido. Pero  ¡cuidado con perder  masa muscular!

¿El cuento del huevo y la gallina?   Unos quieren correr para adelgazar y otros bajar de peso para correr mejor, pero lo cierto es que éstos dos términos “correr y  adelgazar” van de la mano

Los fisiólogos del ejercicio insisten que a menor peso corporal, mayor es la velocidad de carrera y el rendimiento físico mejora notablemente. Pero si bien un menor peso corporal implica menor carga impuesta sobre nuestras articulaciones y menor peso para trasladar y esto  se traduce en una mayor velocidad, debemos tener en cuenta la composición corporal más allá del peso.

Debido a que una pérdida de masa muscular que siempre acompaña a la pérdida de peso puede traducirse en un menor rendimiento, es siempre mejor tener en cuenta la composición corporal. Ya que un menor peso corporal implicará mayor velocidad de carrera si la pérdida de kilos fue prioritariamente a expensas de la grasa corporal y no de la masa muscular. Está claro, es bueno tener un peso bajo para correr mejor, pero esto nunca debe darse a expensas de la pérdida de músculo.

Tampoco es necesario desarrollar músculo en exceso, pues la masa muscular también pesará al momento de correr y si bien hay más músculo, también hay más consumo energético y más carga que movilizar por lo tanto, el rendimiento puede reducirse.

Entonces, es importante saber que si queremos perder peso para volvernos más ágiles y correr mejor así como a mayor velocidad, es fundamental no perder más de un 1% del peso corporal por semana, de manera de asegurarnos que la mayor parte del peso perdido es grasa y no músculo.

Un menor peso corporal puede implicar mayor velocidad de carrera pero siempre es mejor pensar en menos grasa y más o igual músculo si queremos rendir al máximo.

  Bajar de peso corriendo

   Bajar de peso para correr mejor  ¿y los que corren para bajar de peso?   Para estos casos el running puede ayudar muchísimo. ¿Quién dijo que las personas con sobre peso no pueden correr?

 Aunque  hay actividades que pueden ser menos agresivas para las articulaciones y músculos, muchos eligen la carrera por ser la actividad más sencilla y en la que lo único que necesitamos son un par de zapatos. Para correr no hace falta apuntarse a un gimnasio ni equipamiento específico, pero si hay que tener en cuenta algunos consejos si tienes sobrepeso.

-Lo primero es plantearte la sesión de carrera como algo tranquilo y divertido, no salgas “a darlo todo” o al segundo día se te quitarán las ganas de seguir corriendo. Ve apuntando los minutos o distancia que corres e intenta hacer un poco más cada semana. Si al principio te cuesta no te preocupes, es normal, puedes empezar por hacer tramos corriendo y alternarlos con tramos andando.

-Al tener sobrepeso tus articulaciones soportan un peso extra que se hace más extremo cuando al correr tus pies impactan contra el suelo. Aquí es importante escoger unos zapatos  adecuados a nuestra pisada y nuestro peso, una amortiguación media-alta será lo mejor además de intentar no correr siempre por superficies duras como el asfalto. Prueba con la tierra o el césped, no son superficies tan agresivas y tus rodillas y tobillos lo agradecerán

-Tampoco conviene hacer sesiones de carrera muy largas, sobre todo al principio. Mejor hacer 4 sesiones semanales de media hora que solo dos sesiones de una hora. Poco a poco, como hemos dicho al inicio, iremos aumentando el tiempo y nuestro cuerpo se acostumbrará.

-Las personas con peso extra rompen a sudar antes y en mayor cantidad, por tanto la hidratación aquí es primordial. Fuera el mito de que sudar adelgaza y no hay que beber o usar ropa extra. Hidrátate antes, durante y después para evitar calambres o problemas prematuros de fatiga.

Si hay sobrepeso es porque hay más “rollitos”  y esto conlleva que se produzcan rozaduras con facilidad. Utiliza vaselina para las zonas más conflictivas: axilas e ingles. Los primeros días de carrera sabrás con facilidad donde colocártela, ya que al terminar de correr esas zonas estarán más enrojecidas.

Por supuesto un calentamiento y vuelta a la calma serán fundamentales, tanto para iniciar la sesión de manera progresiva y sin peligro de sufrir lesiones como para acabar poco a poco sin brusquedad y evitar mareos.

FUENTES

www.vitonica.com

www.runners.es